La Clara, un restaurante que áuna lo clásico con lo más nuevo

La Clara es uno de los restaurantes con más historia de la ciudad, pues se emplaza donde existía anteriormente La Clara d’Ou, nacido en 1872. Uno de los atractivos del local lo forma una gran bodega subterránea formada por 30.000 botellas de vino de diversas Denominaciones de Origen.

En su carta, sorprenden 900 referencias de Denominaciones catalanas, nacionales, internacionales, que van cambiando dos veces por semana, introduciendo vinos que siempre sorprenden a sus comensales.

Su cocina es eminentemente tradicional y mediterránea, con productos siempre frescos, según temporada. Algunos ejemplos son la escalibada y anchoas del cantábrico, los canelones de la casa, entrecottes o el solomillo, los callos con garbanzos o el hígado de cabrito… lo mejor es que ofrecen tapas, que son versiones reducidas de los platos que encontramos en la amplia carta.

Es un buen lugar para celebrar eventos de grupo, pues encontramos algunos reservados destinados a ello. Además, también se realizan catas de vinos a los que quieran adentrarse en el maridaje de caldos. Una decoración elegante y moderna, con toque rústico, componen este conocido restaurante.

Foto: G.P.

Te puede interesar

Escribe un comentario