La estatua de Colón, sube y verás

La peculiar estatua de Colón se halla al final de Rambla, casi tocando al mar. La verás siempre rodeada de turistas que buen hasta arriba para contemplar las mejores vistas de la ciudad.

Es de destacar que se inauguró en el año 1888, como eje central de las obras de mejora del litoral de la ciudad con motivo de la Exposición Universal de Barcelona. El monumento, impulsado por Francesc Rius i Taulet, que en aquel momento era el alcalde de la ciudad, es obra de Gaietà Buïgas y el escultor Rafael Atché.

La famosa estatua de bronce, de siete metros de altura, es una de las más visitadas y la vemos edificada sobre una alta columna, de estilo arquitectónico corintio, que reposa en unas famosas escalinatas de mármol con estatuas, entre las que encontramos algunos leones. Es típico hacerse una foto en ellos.

Pero lo mejor de todo es que su interior presenta un ascensor para llegar a la parte de arriba desde la que se ve el Norte, el Sur, el Este y el Oeste de la Barcelona. El mar, su barrio gótico, las montañas de Montjuïc, las montañas del Tibidabo… es, sin duda, el mejor mirador de la urbe. Sube y verás.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario