Una visita a la Catedral de Barcelona

Si nos encontramos en el gótico, no podemos dejar de visitar la catedral de la ciudad y su plaza anexa, muy grande y vistosa. Actualmente y tras varios siglos, es la sede del Arzobispado de Barcelona, en toda Cataluña.

A diferencia de la iglesia de la Mercè, la patrona de la ciudad, la catedral está dedicada Santa Eulàlia, la antigua patrona y se construyó en 1289 aunque finalizó su construcción varios siglos después.

Aunque ha sido restaurada varias veces, su riqueza arquitectónica es digna de admirar, pues encontramos los ejemplos del gótico más puro, de ahí que sea Bien de Interés Cultural y Monumento Histórico-Artístico Nacional.

De fuera destaca su amplia fachada, llena de esculturas y estatuas de alegoría religiosa y un gótico en su máximo esplendor. Pero su interior no es menos impresionante, lleno de vidrieras que nos atrapan y retablos también góticos, además de algunas capillas.

Las leyendas cuentan que Santa Eulàlia fue crucificada en una cruz en forma de aspa, que es el emblema de la catedral y la diócesis, así como el atributo iconográfico de la santa. Y lo podemos encontrar en esta catedral. El espacio también alberga un patio interior, desde el que podemos acceder por la calle, lleno de vegetación y pequeño estanque donde se realizan diversas celebraciones.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Hotel rural Ibiza dijo

    Uno de los sitios más bonitos de Barcelona. Sobretodo porque al encontrarse en la zona centro puedes aprovechar para visitar otros lugares de interés cercanos.

    Un saludo

Escribe un comentario