“Invoking a Demon Landscape” en la Fundació Joan Miró

La Fundació Joan Miró acoge estos días, en el marco del ciclo Sonido implícito del Espai 13, la exposición “Invoking a Demon Landscape” de Esther Mañas y Arash Moori.

La exposición consiste en muchas cámaras de vigilancia que se han situado en un área oculta que se encuentra fuera del espacio expositivo, y que  a su vez es inaccesible al público en general. Mientras, una transmisión de vídeo en directo computarizada, capta y revela el mecanismo de una máquina serpenteante, al mismo tiempo que, unos micrófonos incrustados transmiten sonidos ocultos electroestáticos y vibraciones de baja frecuencia en tiempo real.

Los elementos visuales del espacio, se unirán al azar en una pantalla donde, imágenes pasadas por un filtro,rojas, verdes y azules chocaran entre sí y elaborando efectos estroboscópicos gracias a otros elementos.

La palabra “Demon” significa “espíritu divino” o “voz interior”. En el mundo informático esta palabras se usa para describir programas que se ejecutan en un segundo plano, en vez de ser ejecutados directamente por el usuario.

Los artistas han creado su linterna digital, donde el espacio y el sonido se colapsan en un vacío. La obra comienza y toma influencias de la tradición cinematográfica experimental, sobre todo la de vanguardia. A través de un paisaje muy particular, donde el silencio se puede oír y lo oculto se hace visible, Moori y Mañas volverán a configurar un paisaje que se ha desplazado, mediante la invocación de un doble, de su doble.

Hasta el 6 de febrero

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario