La Casa Vicens

La Casa Vicens está considerada como la primera obra arquitectónica de relevancia de Antoni Gaudí, realizada entre 1883 y 1888, se encuentra en la calle Carolines en el barrio de Gracia.

La casa fue un encargo de Manuel Vicens i Montaner, propietario de una fábrica de cerámica, como segunda residencia de verano para la familia. La cerámica será uno de los elementos principales de la fachada, haciendo referencia a la fábrica familiar. El lenguaje arquitectónico de Gaudí en aquellos años, era todavía un poco simple, donde primaba la línea recta frente a la curva. Es también un período donde el orientalismo está muy presente, sobre todo el mudéjar, el persa y el bizantino.

La casa se divide en cuatro plantas: la del subsuelo utilizada para la bodega, las dos siguientes plantas para vivienda y la buuhardilla para el servicio doméstico. Está adosada al Convento vecino de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, logrando un jardín bastante amplio y tres fachadas.

Los paramentos de las fachadas se realizan con filas de azulejo con flores amarillas, rematando la casa con unas chimeneas y torres en forma de pequeños templetes. En su interior destacan los techos de madera policromada, adornada con flores, al igual que los muros que tienen esgrafiados varios motivos vegetales y en el suelo un pavimento de tipo mosaico romano decorado con mucarnas árabes. En su friso figuran varias frases de cuentos populares catalanes.

En 1899 la viuda de Manuel Vicens, Dolors Giralt, vende la casa a Antoni Jover i Puig, actuales propietarios de la casa.

Te puede interesar

Categorías

Turismo

Patricia Soriano

Estudios en Historia del Arte, colaboraciones en páginas relacionadas con el arte o el turismo ... y ahora aquí, en Absolut BCN

Escribe un comentario