El Palacio del Barón de Quadras

El Palacio del Barón de Quadras es un precioso edificio construido entre 1902 y 1904 por el arquitecto modernista Puig i Cadafalch. Un encargo del propio barón quien quiso reformar y ampliar el inmueble ya existente. Así se dotó de dos fachadas, una a la calle Rosselló decorada con una serie de esgrafiados florales y con una tribuna que rodea su primera planta.

La otra fachada, la  que da a la avenida Diagonal, es la más interesante de las dos,  en ella  se recrea una mezcla de estilos con tallas neogóticas y vidrieras, cuya ornamentación fue obra de Eusebi Arnau y Alfons Juyol, a base de guirnaldas, bustos y decoraciones heráldicas. El elemento que más llama la atención es la tribuna corrida, realizada con una galería de arcos escarzanos, cuya decoración tallada ocupa todo el espacio, y donde en su zona izquierda se puede ver a Sant Jordi luchando contra el dragón.

En la segunda planta de la fachada, se encuentran cuatro ventanas de estilo gótico, en la siguiente planta destaca una galería de arcos y en la última altura un alero rematada con mansardas con gabletes y decoradas con cerámica vidriada. Ambas puertas de entrada, las de las dos fachadas, se realizaron en hierro forjado con vidrio.

De su interior podemos destacar el vestíbulo y su prolifera decoración, a base de esgrafiados, marquetería y mosaicos. La escalera interior,  cuya barandilla es un espectacular trabajo realizado en piedra.

Después de residencia familiar, fue el Museo de la Música, hasta que pasó a convertirse en la sede de la institución pública Casa Ásia, cuyo objetivo es promover las relaciones con los países asiáticos.

Te puede interesar

Escribe un comentario