Nueva edición del Salón del Cómic

Pues una vez más el Salón del Cómic ha aterrizado en nuestra ciudad y como cada año ha atraído a fans y aficionados del mundo del cómic. El Salón siguió el guión de cada año, la parte estática del certámen la formaban los stands de las tiendas y de las editoriales, en ellas los visitantes podían ver y adquirir tanto las últimas novedades como el ya existente catálogo de cómics. Junto con los stands cada día podíamos ver las diferentes exposiciones. Este año teníamos la del 23-F, una de zombies (que están más de moda este año con la serie televisiva Walking dead entre otros), incluído taller de zombies, donde un grupo de expertos te tuneaba al cabo de un rato en un zombie digno de serie B, lo cual también hizo que este año sumado a los aficionados disfrazados de los personajes de manga, tuvieramos un buen número de zombies paseando por las calles del salón.

Por otro lado, teníamos la parte dinámica del Salón, que está formada por los talleres o clases magistrales, que nos permiten conocer las técnicas que emplean los maestros de este arte o simplemente conocerles a ellos explicando el porque de unos colores o de una manera de trabajar. Pudimos ver por ejemplo a Arthur de Pins, un dibujante francés de renombre que nos hizo una clase magistral de Illustrator y que a medida que iba diseñando uno de sus famosos personajes de “Pecados veniales”, los alrededores del taller de cómic se iban llenando de curiosos. A la vez que los talleres, podemos encontrar también las conferencias donde se debate sobre distintos aspectos del cómic mismo, y del mundo que lo rodea, o también el certamen nos regala conciertos de distintos grupos.

Y por último, la parte que más atrae y que más colas genera son las firmas de los autores. Las distintas editoriales que tienen stand en el salón cada año intentan traer a sus mejores dibujantes a firmar ejemplares, y eso crea largas colas para conseguir una firma o en el mejor de los casos un dibujo de nuestro autor favorito. Cuando más conocido era el dibujante, más larga la cola, y menos dibujos podía hacer, pero para muchos, el sólo hecho de departir algun minuto de conversación con el autor que nos ha hecho disfrutar con su obra es un gran colofón al salón.

La organización ha dado numeros de que la feria obtuvo cerca de 100.000 visitantes al recinto de Montjuich, lo que da pruebas de la buena salud del cómic a pesar de la crisis.

Te puede interesar

Escribe un comentario