Nuevas adquisiciones en el MNAC

El MNAC  acaba de incorporar a su colección permanente nueve piezas de arte gótico, que completan el Retablo de San Miguel y San Pedro de Jaume Cirera y Bernat Despuig, y el Retablo de San Miguel obra de Joan Mates, uno de los pintores capitales del gótico catalán. Estas obras se insertan dentro del estilo denominado “gótico internacional”, uno de los momentos clave del arte medieval catalán.

El Museo ya conservaba la parte superior del Retablo de San Miguel y San Pedro, que ahora se puede observar de forma completa, que ha permanecido disperso durante mucho tiempo. Esta pieza en concreto se encontraba en el extranjero, concretamente en una colección privada belga, y que ha permitido recuperar el patrimonio público del país. El Museo ya conservaba las figuras de los dos santos titulares del Retablo y otras cinco escenas narrativas. La única pieza que falta es la del marco o guardapolvo, que se ha perdido. La parte superior de la obra fue realizada sobre el año 1433 por Jaume Cirera y Bernat Despuig, y su predela muestra un estilo distinto. El retablo permaneció en el altar mayor de la iglesia hasta principios del siglo XX, que fue cuando se dispersó.

Por su parte el Retablo de San Miguel, ha sido comprado a una colección privada catalana. Presenta una gran calidad técnica, obra de Joan Mates, una de las más significativas de su producción. El retablo proviene de la Ermita de Santa María de Penafel.

Para instalar estos dos retablos ha hecho falta reordenar las salas de la colección permanente del museo. Después de estos trabajos, las obras podrán verse en su totalidad.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario