El Museo de Historia de Barcelona expone las pinturas murales de la capilla de Sant Miquel de Pedralbes

 

Una de las joyas de la pintura gótica se sitúa en la capilla de San Miquel del Monasterio de Pedralbes, estas pinturas fueron encargadas a Ferrer Bassa en el año 1346, por la abadesa Francesca Saportella para su propia celda. Las pinturas plasman la Pasión de Cristo, los gozos de la Virgen y varias figuras de santos, y se realizaron con técnicas pictóricas procedentes de Italia. Con el transcurso del tiempo y los distintos usos que se le ha dado a este celda, además de otros condicionantes como la lejanía del monasterio o la clausura, han hecho que las pinturas se resintieran visiblemente.

En estas fechas el Museo de Historia de Barcelona, a través de su exposición “Murales bajo la lupa. Las pinturas de la capilla de Sant Miquel” brinda una oportunidad única para poder contemplarlas de cerca, mediante un exhaustivo trabajo de investigación de las mismas, que ha puesto bajo la lupa, cada milímetro de las pinturas. El objetivo de esta exposición es el de dar a conocer la singularidad de la obra e impulsar su proceso de restauración.

Hasta el 31 de enero

 

Te puede interesar

Escribe un comentario