Pastelería Escribá

La famosa pastelería Escribá, comenzó su andadura en el año 1906, cuando el repartidor de carbón,Mateu Serra i Capell decidió convertirse en panadero, abriendo su propio horno en el número 546 de la Gran Vía de Barcelona, un local donde todavía siguen sus nietos y bisnietos.

Pronto fue teniendo una gran fama entre la gente del barrio, no solo por su pan, sino por el precioso edificio modernista donde estaba ubicado. Pronto se comenzó a elaborar confitería, que con el tiempo fueron fueron ampliando y perfeccionando sus productos, como la famosa mona de Pascua, ya que fue allí donde comenzó su producción.

El establecimiento de Gran Vía, se organiza por secciones: pastelería, venta de pan, bollería, y cafetería y degustación. En su planta superior, se encuentra un showroom de pastelería, el primero de toda Europa, donde los visitantes se pueden inspirar para encargar su pastel personalizado. Entre sus creaciones, son famosos los anillos de caramelo, otras creaciones como zapatos de chocolate con bombones dentro, pétalos … todo lo que puedas imaginar, ellos ya lo han hecho, aunque en chocolate. Además de tartas para bodas, cumpleaños y otros productos … que pueden ser totalmente personalizadas.

Además del local de Gran Vía, poseen otro en Rambla de les flors, y el Xiringuito, situado en Ronda Litoral, un chiringuito de playa distinto a los demás.

Foto 1 vía: mtvo-lasmentiras.blogspot.com

Foto 2 vía: mi mube.com

Te puede interesar

Un comentario

  1.   CASAS MODERNAS dijo

    Esta pasteleria es una delicia!! se los aseguro

Escribe un comentario